Mundo Hönnun

¿Cómo elegir el suelo perfecto para mi piscina?

¿Cómo elegir el suelo perfecto para mi piscina?

¿Cómo elegir el suelo perfecto para mi piscina?. Esta es una pregunta habitual. Y es que es un factor importante a la hora de construir o remodelar una piscina. Lo principal es que el suelo que rodea la piscina sea cómodo y seguro. Hay muchas opciones para elegir: piedra, césped, composite, madera, cerámica…

La piscina y sus alrededores debe ser un espacio en el que prime la comodidad y la seguridad. El suelo que la rodea tiene que ser antideslizante y transitable descalzo o con los pies mojados. Escoge un pavimento resistente a los productos químicos, al agua de la piscina y de lluvia, a la humedad y a los rayos UV del sol. Es recomendable que sea de fácil limpieza y mantenimiento.

Para realizar una buena planificación de tu proyecto deberás medir la superficie en la que vas a instalar el suelo para saber las piezas que necesitas o los metros cuadrados de material.

Piensa, además, si vas a hacer combinación de varios suelos y materiales, por ejemplo, césped y piedra o madera, para así saber qué cantidad te hace falta de cada uno. No olvides las piezas de remate o de rebosadero, o las especiales para construir una zona de ducha, por ejemplo. Si vas a poner iluminación específica para la zona de piscina, es el momento para hacer las canalizaciones previas y seguras para llevar puntos de luz donde desees.

Consejos para la selección del suelo y del bordillo de la piscina

Te aconsejamos que tengas en cuenta estos cuatro factores a la hora de tomar la decisión:

  1. Tienes que diseñar un espacio en el que prime la comodidad y la seguridad.
  2. El suelo tiene que poder antideslizante y transitable descalzo o con los pies mojados.
  3. Escoge un pavimento resistente a los productos químicos, al agua de la piscina y de lluvia, a la humedad y a los rayos UV del sol.
  4. Es recomendable que sea de fácil limpieza y mantenimiento.

Antes de empezar debes recordar que la base tiene que estar muy bien compactada. Lo correcto es colocar las piezas de cerámica sobre una solera con la

caída apropiada hacia la zona de desagüe. Además, la instalación resultante con la cerámica no debe crear desniveles en la unión con la coronación. Recuerda también que hay que dejar junta, que posteriormente se rellena con mortero igualmente para exterior, del tono que mejor combine con las piezas. 

Tipos de suelos

 1.  La piedra

Es el material tradicional por excelencia para el revestimiento exterior de las piscinas. Puede ser piedra natural o artificial. Es un material muy resistente y se comporta muy bien con los agentes atmosféricos, al agua y a los productos químicos. Resultará más cómodo si tiene buen comportamiento refractario frente al sol ya que así no “quemará” los pies. Frente a la piedra artificial que te saldría un poco más económica y más variable (ya que hay muchos más modelos) encontramos la piedra natural con un elegante aspecto clásico. Recuerda que la piedra no debe ser nunca pulida, sino que tiene que proporcionar cierta rugosidad para evitar que resbale. Las piedras apropiadas para los exteriores de piscinas son las pizarras o las cuarcitas.

Si la combinas con césped (artificial o natural) formarán una unión perfecta aportándole calidez.

2.  Cerámica

Los suelos de cerámica para exterior aportan una gran variedad de diseños, ningún otro material supera al gres o al barro cocido en dar soluciones duraderas y al gusto de cada cual.

Estos suelos, fabricados especialmente para el exterior, son muy resistentes, tienen muy buen comportamiento frente al agua y al sol y se mantienen prácticamente inalterables durante mucho tiempo. Recuerda que tienen que ser antideslizantes y de baja porosidad, como los porcelánicos.

Las piezas se fabrican en distintos tamaños y modelos y en todo tipo de tonos, desde los más tradicionales a los más vanguardistas. La cerámica aporta muy buenas soluciones a escaleras, escalones, desniveles, rebosaderos, etc. ¿Por qué? Porque se fabrican piezas especiales para cada problema que haya que solventar en la instalación de un suelo.

3.  Madera

La madera para exterior es una solución muy decorativa y agradable para cubrir la zona de playa de la piscina. Pocos materiales consiguen una calidez tan especial como la madera. Es un material que resulta muy estético y agradable para el paseo y puedes, además hacer una cubrición total o solo alrededor de la coronación del vaso.

La madera debe ser dura y muy resistente a la intemperie, no se debe agrietar, ni deteriorar para evitar problemas al estar con pies descalzos y debe ser antideslizante. La solución es utilizar maderas exóticas, de mucha densidad y dureza.

La madera es un material noble y vivo que dura mucho pero que debe tener un buen cuidado y mantenimiento de manera periódica. La madera de exterior la debes tratar siempre antes de comenzar las dos estaciones más duras, como el invierno y el verano. Trátala con protectores y lasures de poro abierto o aceites naturales para exterior; el producto debe hacer frente a la radiación UV y retardar la oxidación.

4.  Composite

El composite, conocido a veces como madera sintética, es un material que está ganando terreno para la instalación de suelos de exterior, tanto en terrazas, como en patios, jardines o alrededores de piscinas.

Se trata de un material fabricado a partir de fibras de madera y de polímeros, con lo que proporciona la calidez de la madera y la durabilidad de fibras sintéticas y plásticos. Hay diversos tipos de acabados por lo que podrás escoger el modelo que mejor resulte a tu proyecto. Este material no se raja ni astilla y se mantiene inalterable ante el sol, la lluvia, las heladas, la humedad… Es un material reciclable, muy manejable y con un mantenimiento mínimo, ya que es muy fácil de limpiar sencillamente con agua. Cuando instales composite no lo hagas a temperaturas inferiores a 0º C.